[Fabio Esquenazi] - Shulján Aruj: Diálogo y reconocimiento del Otro en Lévinas y Ricoeur

Acogida y limitaciones de una amable invitación

  • AUTOR rdiser
Palabras clave: Shulján Aruj, hineni, diálogo, Lévinas, Ricoeur

Resumen

Como sabemos, (“Shulján Aruj”, literalmente en hebreo “mesa tendida” o “mesa preparada”) es el título con que se denomina no sólo la obra de Rabí Iosef Caro -la recopilación más importante de normas de conducta de la religión judía, publicada originalmente en 1565-, sino también uno de los modos con que se designa el Talmud. En una sociedad en crisis y tan secularizada como la actual, que menosprecia la vida y el compromiso ético, la potencia del título, consustancial con la lógica bíblica y talmúdica que encontraba en el pobre, la viuda, el huérfano y el extranjero un lugar de privilegio para una experiencia significativa de Dios, nos invita a pensar desde el campo intelectual en la actualidad del convite a compartir alimento, palabra y experiencia con todos y cada uno, rastreando su huella en pensadores de la heteronomía como Emmanuel Lévinas y Paul Ricoeur, preocupados, desde posiciones disímiles, por una ética de la alteridad y sus fundamentos. En este trabajo analizamos en primer término el modo en que Lévinas descubre en la tradición judía “momentos estelares que enriquecen y conforman la razón humana”. Entre ellos, el mandato ético fundamental de decirle “hineni” al otro -el “heme aquí” sin condiciones de Isaías 6,8-, que propone como antecedente de una nueva forma de entender la subjetividad, toda vez que el otro es siempre una exterioridad que me interpela de manera paradójica -pues es mandato y, al mismo tiempo, súplica-, y Dios una realidad imposible de conocer sin el prójimo, pues adviene a la idea en el rostro sufriente de la víctima. En el caso de Ricoeur veremos cómo su absoluta confianza en el lenguaje -vehículo dialógico por excelencia y medio privilegiado de acceso a la subjetividad- le permite fundamentar la constitución ética del sujeto en una comprensión más rica y más profunda de los fenómenos de significación que dan cuenta de la condición humana. Compararemos, en definitiva, el modo en que ambos autores asumen el diálogo como una práctica privilegiada del lenguaje, práctica que Lévinas entiende como una apuesta por la escucha obediente del prójimo -consustancial con la responsabilidad moral propia del profetismo judío-, y Ricoeur como el ejercicio responsable de la libertad, enraizada en la tradición luterana.

-·-·-·-·-·-·-·-·-·-·-·--·-·-·-·-·-·-·-·-·-·-·--·-·-·-·-·-·-·-·-·-·-·--·-·-·-·-·-·-·-·-·-·-·--·-·-·-·-·-·-·-·-·-·-·--·-·-·-·-·-·-·-·-·-·-·--·-·-·-·-·-·-·-·-·-·-·--·-·-·-·-·-·-·-·-·-·-·-

As we know, (“Shulchan Aruch”, literally in Hebrew ‘set table’ or ‘table ready’) is not only the title that names the work of Rabbi Yosef Caro -the most important collection of Jewish rules of conduct, originally published in 1565-, but also one of the denominations of Talmud. In a society as secularized as the present, who despises life and ethical commitment, the power of the title, consubstantial with the biblical and Talmudic logic that the poor, the widow, the orphan and the stranger are places of privilege for a meaningful experience of God, invites us to think from the intellectual field about the traces of this call in Emmanuel Levinas and Paul Ricoeur, thinkers concerned from dissimilar positions with an ethics of Otherness and its foundations. In this paper we analyze firstly the way in which Levinas finds in Jewish tradition “highlights that enrich and define human reason”; among them, the fundamental ethical commandment to tell “hineni” to the other -the “here I am” without conditions from Isaiah 6.8- that he proposes as antecedent of a new understanding of subjectivity, since the other is always a externality that challenges paradoxically -as commandment and plea-, and God a reality impossible to know without the other, for He comes to the idea in the suffering face of the victim. Regarding Ricoeur we will see how language as a privileged means of access to the subjectivity makes possible the ethical constitution of the subject through a richer and deeper understanding of the phenomena that give significance to human condition. Finally, we shall compare how both authors assume dialogue as a privileged practice of language: for Levinas, a commitment to an obedient listening to the other derived from the traditional moral responsibility of Jewish prophetism; for Ricoeur, a responsible exercise of freedom rooted in the Lutheran tradition.

Publicado
2018-08-07